All for Joomla All for Webmasters

Noticias AMCHAMDR

El Turismo Accesible como una estrategia de desarrollo sostenible en la República Dominicana

Desde finales del 2015 en República Dominicana venimos escuchando la importancia de la relación entre el empresariado turístico y el Estado Dominicano para desarrollar políticas y proyectos destinados a promover este nuevo “segmento de mercado”. Ideas como estas han recorrido el mundo entero y uno de sus principales voceros fue el Secretario General de la Organización Mundial de Turismo (OMT), Taleb Rifai, al momento de declarar el año 2016 como el “Año del Turismo para Todos”.

 

Turismo accesible medianaRifai dio a conocer en su momento la importancia de este segmento para el desarrollo local e internacional de la industria hotelera cuando vinculaba el negocio con el derecho, diciendo que “la accesibilidad para todos debería estar en el centro de las políticas de turismo y de la estrategia empresarial. No solo por cuestión de derechos humanos, que ya de por sí es importante, sino porque también hay un mercado potencial y una magnífica oportunidad de negocio". En ese momento se hacía referencia a más de mil millones de turistas con discapacidad que hacen turismo cada año, el equivalente al 15% de la población mundial en aquel entonces.

En la actualidad, los principales mercados emisores de nuestro país son Estados Unidos, Canadá y algunas naciones de Europa, pero esencialmente en estos dos primeros se concentra la mayoría de nuestra ocupación hotelera anual. En 2015 en los Estados Unidos existían más de 53 millones de adultos con discapacidad (casi un 22 % de la población total) que a su vez cuentan con programas estatales de ayuda, se encuentran retirados o simplemente cuentan con empleos regulares, pero que en definitiva tienen los medios para poder hacer turismo y pagar por él.

A estos números por exagerados que parezcan se les deben incluir realidades tan importantes como el aumento en la prevalencia de vida, que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) va en ascenso debido al crecimiento de la población, los avances en la medicina y la “Verticalidad de la Familia”, que hace referencia a que las familias en la actualidad ya no son tan homogéneas como antes y en su mayoría incluyen a varias generaciones dentro de su núcleo familiar. Por ende, tienen necesidades más diversas que deben ser satisfechas por las industrias y sus estrategias de crecimiento si éstas plantean seriamente ser sostenibles en el tiempo. Todo esto significa que al pasar del tiempo, el turista vendrá exigiendo más calidad por su dinero y esto va cada vez más ligado a las “comodidades”, en otras palabras, accesibilidad de los productos o servicios turísticos en nuestros destinos.

El turista con discapacidad es una persona que tiene consciencia del “valor” de la accesibilidad y está dispuesto a pagar por ella. Es un turista fiel a un destino o una cadena, que repite su estadía en un hotel determinado dependiendo del grado de atención y accesibilidad (de los productos o servicios) que encuentre. Casi nunca viaja solo, tomando en cuenta que se siente inseguro al momento de conocer un nuevo destino. Es por eso que para un empresario del sector hace sentido ir adaptando sus instalaciones para abrirse a este ya no tan nuevo segmento de mercado.

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), “el 80 % de las personas con discapacidad vive en países en desarrollo”. Esto se refiere a la calidad del gasto en el que puede incurrir un turista con discapacidad durante su estadía en un establecimiento hotelero. Ahora bien, ¿porque creemos que es una importante estrategia de crecimiento y sostenibilidad para el país, el empezar a hacer real esos pequeños avances que se pueden ver en algunas de las cadenas de hoteles a nivel nacional? Primero que nada, porque es un tema de derechos fundamentales proveer las facilidades de acceso a la recreación y al ocio y, segundo, porque es una forma concreta de contribuir como empresa al desarrollo de una sociedad más justa y equitativa para todos.

Cuando como empresa incluimos laboralmente a una persona con discapacidad, impacta no solo directamente en la persona que adquiere una forma de ganarse el sustento diario, sino también a su familia, ya que reduce de manera significativa esos “costos asociados a la discapacidad”. Vemos una madre que puede emplearse porque ya no tiene que está cuidando a su hijo en la casa y a familiares que ya no tienen que preocuparse porque su pariente sea olvidado por la sociedad. En definitiva, las empresas vinculadas a uno de los sectores más importantes para la economía de la República Dominicana están en la primera fila para hacer cambios reales en la calidad de vida de más de un millón de personas con discapacidad y sus familias en todo el territorio nacional.

El sector está cambiando y esto es una realidad, debido a que es un mandato no solo a nivel de “estrategia” o “inteligencia de mercado” para la empresa que así lo asume, sino que ya se incluye en las leyes nacionales como lo es en el caso para la República Dominicana con la Ley No. 5-13 Sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad. Para el Estado mismo es una estrategia sostenible de crecimiento económico, ya que la inclusión de proyectos como mejorar la Accesibilidad de nuestras instalaciones hoteleras a nivel nacional nos pone a competir directamente con otros destinos, aumentando así la resiliencia durante el famoso “estancamiento” de las temporadas baja en el país y responde directamente a las estrategias planteadas por los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) sobre producción de riquezas de manera equitativa y sostenible.

En definitiva, el Turismo Accesible hace más humano al sector hotelero y genera un tipo diferente de riqueza ligada a un turismo de mayor calidad percibida. Propone así cambios reales en la percepción, aceptación y la calidad de vida de las personas con discapacidad y sus familias.

Ing. Robert A. Almonte, M.P.M.

Director de Accesibilidad, Proinversión, SAS